Tipo de cambio: Q 7.67 x $ 1.00

|

Reabren base militar en Ixcán

Guatemala, 2 dic (EFE).- El Ejército de Guatemala reabrió hoy una base militar en la comunidad del Ixcán, en el norte del país, pese a la oposición de los vecinos del lugar que aún recuerdan la represión militar de la que fueron víctimas durante la guerra interna que padeció esta nación (1960-1996).

La Sexta Brigada Militar José de Ilizarri, a la que han sido destacados cerca de un millar de solados, fue inaugurada hoy por el presidente Álvaro Colom y el alto mando de las Fuerzas Armadas en un acto especial celebrado en el Ixcán. EFE/Archivo

La Sexta Brigada Militar José de Ilizarri, a la que han sido destacados cerca de un millar de solados, fue inaugurada hoy por el presidente Álvaro Colom y el alto mando de las Fuerzas Armadas en un acto especial celebrado en el Ixcán. EFE/Archivo

La Sexta Brigada Militar José de Ilizarri, a la que han sido destacados cerca de un millar de solados, fue inaugurada hoy por el presidente Álvaro Colom y el alto mando de las Fuerzas Armadas en un acto especial celebrado en el Ixcán.

Esta base, dijo el mandatario en un discurso, tiene “el objetivo estratégico de recuperar el control territorial del norte del país específicamente en los departamentos de Quiché, Alta Verapaz, Izabal y parte de Petén”.

De esa forma, agregó Colom, se “inicia un combate frontal al crimen organizado y el narcotráfico” que ha sentado sus bases de operaciones en el área norte de Guatemala desde 1997, cuando el Ejército se retiró de esa zona.

La región del Ixcán, en el norteño departamento de Quiché, fue una de las más golpeadas por la represión militar durante la guerra civil guatemalteca.

Según el informe de la Comisión para el Esclarecimiento Histórico de las Naciones Unidas, que investigó las violaciones a los derechos humanos ocurridas durante la guerra, en el Ixcán se cometieron 102 matanzas colectivas por parte del Ejército entre 1979 y 1981, con un saldo de más de 2.800 asesinatos.

Una coalición de organizaciones sociales e indígenas del Ixcán, en un comunicado emitido hoy, rechazó la reinstalación de la sede castrense e indicó que con esa medida “el Gobierno re-militariza las comunidades” que fueron duramente golpeadas por la represión militar.

“La presencia militar no traerá mayor seguridad y tranquilidad. Por el contrario, lo que traerá son más cantinas, prostíbulos y más violencia al municipio. En una sociedad democrática el combate a la delincuencia común no es función del Ejército, si no de la policía civil, fortalecida y especializada en este trabajo”, precisa el comunicado.

En respuesta a la oposición de los vecinos, Colom aseguró que “el nuevo Ejército está al servicio de la humanidad”, e insistió en la necesidad de recuperar el control territorial para combatir a los grupos delictivos.

Tags: , , ,

Opine