Tipo de cambio: Q 7.67 x $ 1.00

|

Detectan peligrosa bacteria en lago de Atitlán

Guatemala, 24 de oct (EFE).- Científicos estadounidenses detectaron la presencia de una peligrosa bacteria en las aguas del lago guatemalteco de Atitlán que podría afectar la salud de los miles de habitantes de las comunidades que lo circundan, informó hoy la prensa local.

Atitlán, uno de los más importantes atractivos turísticos naturales de Guatemala, está ubicado en el centro del departamento de Sololá, unos 160 kilómetros al oeste de la capital guatemalteca. EFE/Archivo

Atitlán, uno de los más importantes atractivos turísticos naturales de Guatemala, está ubicado en el centro del departamento de Sololá, unos 160 kilómetros al oeste de la capital guatemalteca. EFE/Archivo

Según el diario Prensa Libre, la cianobacteria fue detectada por investigadores de la Universidad de California (Estados Unidos) que realizaron un estudio en las aguas del Atitlán, tras hallar indicios de presencia de “cuerpos extraños”.

La investigadora Eliska Rejmánková, una de las científicas que realizó el estudio, dijo al diario que “las cianobacterias pueden producir cianotoxinas, las cuales afectan a peces, crustáceos, zooplancton y humanos en contacto continuado con el agua contaminada”.

Atitlán, uno de los más importantes atractivos turísticos naturales de Guatemala, está ubicado en el centro del departamento de Sololá, unos 160 kilómetros al oeste de la capital guatemalteca, circundado por doce poblaciones de indígenas que dependen directamente del lago.

La cianobacteria es un organismo parecido a un alga que crece de forma desproporcionada debido al incremento de los niveles de nitrógeno y fósforo que contienen los desechos domésticos e industriales que van a parar a las aguas de Atitlán.

“No se pretende crear pánico, pero se hace necesario estar alerta y prepararse para afrontar alguna emergencia, ya que las personas podrían ser afectadas por consumir animales infectados”, indica el informe publicado por el rotativo.

El médico guatemalteco Juan Skiner Alvarado, que también colaboró en el estudio, dijo que la bacteria “está por todo el lago y se encuentra a unos 30 metros de profundidad”, lo que la hace visible a simple vista.

La Autoridad del Manejo Sustentable de la Cuenca del Lago y su Entorno, una instancia autónoma encargada de la preservación de Atitlán, anunció que trabaja en el diseño de un plan de acción para hacer frente a esta bacteria.

Tags:

Opine