Tipo de cambio: Q 7.67 x $ 1.00

|

Pobreza en Guatemala dificulta alcance de metas de Conferencia Internacional sobre Población y Desarrollo

Guatemala Sep (Cerigua).- La pobreza en que vive gran parte de la población guatemalteca dificulta el alcance de las metas de la Conferencia Internacional sobre Población y Desarrollo (CIPD), compromisos que se asumieron hace 15 años en El Cairo, Egipto, señala un reportaje elaborado por la Agencia Cerigua en conjunto con el Fondo de Población de las Naciones Unidas (UNFPA).

De acuerdo con el reportaje CIPD+ 15: Una oportunidad para mejorar la calidad de vida de mujeres y hombres, Guatemala presenta altos índices de mortalidad materna e infantil relacionada con las precarias condiciones en que vive gran parte de la población.

El país tiene una de las tasas más altas de mortalidad materna en la región centroamericana, al menos 153 por cada 100 mil nacidos vivos; el 77 por ciento de estas muertes ocurren en mujeres que oscilan entre los 20 y 30 años de edad, que viven en condiciones de pobreza y que en su mayoría son indígenas.

Nadine Gasman, representante del UNFPA en Guatemala, señala que estas cifras son alarmantes porque es un país de renta media, donde se espera que la mortalidad materna sea menor.

Según Gasman, esta situación se da por diversas razones, entre otras por la precariedad en que viven muchas mujeres, la falta de carreteras y servicios de salud adecuados.

La mortalidad infantil también es muy alta; un informe de la Secretaría de Planificación y Programación de la Presidencia sobre la Política de Desarrollo y Población, señala que alcanza  39 muertes por cada mil nacidos vivos con causas relacionadas con la pobreza y la falta de escolaridad de sus madres; el país también presenta altas tasas de fecundidad, al menos 5 hijos por mujer.

El UNFPA, que tiene el mandato de velar por la implementación de los principios del Programa de Acción de la CIPD, afirma que las altas tasas de fecundidad agravan la pobreza al frenar el crecimiento económico y distorsionar la distribución de consumo de manera perjudicial para los más pobres.

Al reducir la fecundidad, disminuyendo al mismo tiempo la mortalidad, aumentando la educación y mejorando el acceso a los servicios, especialmente los de salud reproductiva y planificación de la familia, se contrarrestan esos dos efectos, asegura el organismo de la ONU, en referencia a  los objetivos de la CIPD.

Tags: ,

Opine