Seguir en Facebook
Atletas rusos acompañados del Presidente Putin Foto: Kremlin.ru

Julio del 2016.- Por dar positivo en las pruebas de dopaje, los atletas rusos quedaban fuera de las participaciones del evento deportivo más grande: los Juegos Olímpicos de Río 2016.

Varias agencias antidopaje habían recomendado la exclusión de los deportistas de Rusia, sin embargo el Comité Olímpico Internacional (COI, con sede en Lausana) rechazó la suspensión y dejó a las federaciones internacionales de cada disciplina decidir quién de los atletas viajará a los juegos.

Thomas Bach, presidente del Comité, argumentó su decisión sobre los deportistas rusos como un acto que protege los derechos de los atletas de participar en las competiciones. Apoyando lo resuelto por el COI, el ministro rudo de Deporte, Vitali Mutkó, expresó que la medida es equilibrada y basándose en el informe que tenía fue objetiva.

Además  Marchistas de la rama masculina terminan su participación en Río

En tanto a las participaciones serán las federaciones las encargadas de analizar el historial de las pruebas de dopaje de cada deportista, en él tomarán en cuenta sola las internacionales dignas de crédito y los que pasen deberán someterse a un examen adicional.

Descontentos en la lucha contra el dopaje

Por esa decisión, la prensa suiza ha mostrado descontento contra el COI según una nota publicada por El Mundo puesto que deja clara la debilidad en la lucha contra el dopaje en los encuentros de las diferentes ramas deportivas.

Tribuna de Géneve publicó que lo resuelto por el COI responde más a un asunto político que deportivo. Le Temps también compartió que el Comité permanece prisionero de sus imperativos políticos y económicos.

Además  Mirna Ortiz logró colocarse como la mejor chapina en marcha en los Juegos de Río

Para el diario Ginebrino, la exclusión de Rusia representaría una oposición contra un país fuerte en los deportes y su clientela en las federaciones deportivas internacionales, a la vez eso iba a “cavar más la fosa” que se dibuja entre Moscú y Occidente.

Comments

comments

No hay comentarios