Tipo de cambio: Q 7.67 x $ 1.00

|

Ambientalistas señalan la expansión de cultivos de piña y minería como los principales desaciertos del Gobierno de Arias

San José, 10 abr (EFE).- Organizaciones ambientalistas costarricenses enumeraron hoy lo que consideran los principales desaciertos del Gobierno del presidente saliente Óscar Arias en el tema ambiental, entre los que se destacaron la expansión de los cultivos de piña y la minería de oro a cielo abierto.

Oscar Arias

De acuerdo con los ecologistas, entre los principales "desaciertos" del Gobierno de Arias, se encuentra la expansión de los cultivos de piña, que ha provocado "contaminación de aguas" y "daños en suelos". EFE/Archivo

“El discurso ambiental en foros mundiales, basándose en una larga trayectoria del país y su histórico compromiso con el ambiente, no tuvo ninguna consistencia a lo interno del país, generando daños posiblemente irreversibles”, señaló una veintena de organizaciones ambientalistas y comunales en un comunicado.

De acuerdo con los ecologistas, entre los principales “desaciertos” del Gobierno de Arias, que concluye el próximo 8 de mayo, se encuentra la expansión de los cultivos de piña, que ha provocado “contaminación de aguas” y “daños en suelos”.

Las organizaciones afirmaron que, según datos oficiales, en 2005, un año antes de comenzar el Gobierno de Arias, existían en el país 15.000 hectáreas sembradas de piña, y que en la actualidad la cifra ronda las 54.000.

“Este crecimiento se ha vendido como beneficioso al país, debido al incremento de puestos de trabajo y desarrollo. Sin embargo, en las zonas piñeras la realidad muestra lo contrario”, aseguran las fuentes.

La tenencia de la tierra y la riqueza producida por la exportación de piña “se concentra en pocas manos, mientras que daños ambientales, enfermedades y plagas de mosca se socializan”, indicó el boletín, publicado en la página web de la Federación Costarricense para la Conservación del Ambiente (Fecon).
Otro punto negro de la administración Arias, según los ambientalistas, es el decreto de interés nacional firmado en octubre de 2008 por el Ejecutivo para impulsar la construcción de la mina de oro a cielo abierto Las Crucitas, en la zona norte del país, a unos 5 kilómetros de la frontera con Nicaragua.

“Hoy este proyecto minero, el más grande de América Central, está detenido gracias a 18 recursos de amparo interpuestos por organizaciones sociales y ambientales del país”, destacaron.

Los defensores del medio ambiente señalaron que la operación de esa mina contaminará mantos acuíferos, dañará el suelo y afectará a decenas de especies de árboles y animales, entre ellos la exótica lapa (guacamayo) verde, que se encuentra en peligro crítico de extinción.

Otras denuncias de los ecologistas son la expansión inmobiliaria en el Pacífico del país y cerca al Parque Nacional Marino Las Baulas, donde anida la tortuga marina más grande del planeta, la baula, así como los permisos para explotación de agua.

Arias, que no ha reaccionado al informe de los ambientalistas, entregará el poder en mayo a Laura Chinchilla, quien se convertirá en la primera presidenta en la historia del país.

Tags: , , ,

Opine