Seguir en Facebook
Heridos recibiendo atención médica en un hospital de campaña situado en Puerto Príncipe después del terremoto que arrasó la ciudad el pasado martes. EFE/Archivo

Ginebra, (EFE).- Siete hospitales de campaña enviados por distintos países ya han llegado a Puerto Príncipe, donde una de las mayores prioridades es atender a los miles de heridos por el terremoto del martes que se acumulan sin poder ser atendidos, dijo una fuente de la ONU.

Heridos recibiendo atención médica en un hospital de campaña situado en Puerto Príncipe después del terremoto que arrasó la ciudad el pasado martes. EFE/Archivo

Elizabeth Byrs, portavoz de la oficina humanitaria de la ONU, dijo a Efe que “tres de esos hospitales de campaña ya están plenamente operativos”, y que “el más grande de ellos es el israelí, donde el equipo médico es apoyado en cuanto al transporte de heridos por un equipo español”.

También funcionan sendos hospitales de campaña belga y ruso, mientras ya han llegado pero aún no operan otros de Jordania, Colombia y Brasil.

La portavoz de OCHA dijo que ya está en marcha en la ciudad la distribución de agua potable, con 33 camiones cisterna llegados por tierra desde la vecina República Dominicana, que reparten en 19 puntos de distribución diseminados por la devastada capital haitiana.

Byrs dijo que para facilitar la llegada de la ayuda, se están utilizando también dos pequeños aeropuertos dominicanos, en Barahona y en San Isidro, desde donde la asistencia va por tierra a Haití.

Además  El Salvador respaldó prescencia de tropas en Haití siempre y cuando sea para ayudar

La ONU está instalando, además, en Puerto Príncipe, un campo base para acoger a unos 200 trabajadores del organismo que han llegado al país para las labores de ayuda, pues el alojamiento es uno de los problemas con que chocan los cooperantes.

Las organizaciones humanitarias presentes en las zonas del desastre siguen describiendo escenas de gran caos, como el Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR), que hoy señaló que casi ningún barrio de la capital se libró de la destrucción causada por el temblor.

El CICR ha podido instalar letrinas para unas mil personas y distribuido kits de material para 2.000 pacientes en dos hospitales, y para esta noche se espera la llegada de siete camiones con más material médico de la organización.

Miembros del CICR que han recorrido la ciudad señalan que la gente sigue vagando por las calles sin acceso apenas a alimentos, agua o servicios.

Según Simon Schorno, un portavoz del CIRC sobre el terreno, “aunque han aparecido algunos alimentos disponibles en la ciudad, los precios se han disparado y la gente no puede permitirse comprar nada”.

Además  La CEPAL solicita la "urgente cooperación internacional" para ayudar a Haití

“Croix de Pré puede ser el barrio más devastado de Puerto Príncipe. Casi no queda ningún edificio en pie, y en cada espacio libre la gente ha puesto sus telas de plástico y sus mantas para instalarse”, señaló Schorno.

“Algunos supervivientes están sentados en coches aplastados y llenos de polvo. Hay basura por todas partes y el aire está viciado por el olor de los cadáveres”, agregó.

Según Schorno, la sede central de la Cruz Roja haitiana, situada cerca de Croix de Pré, está rodeada por gente que busca atención médica.

“Hemos creado un puesto de primeros auxilios en mitad de la calle, donde los voluntarios de Haití y de otros países trabajan codo a codo para limpiar y coser heridas en medio de la basura”.

En el centro de la ciudad, en la famosa plaza del Campo de Marte, varios miles de supervivientes viven ahora allí en campamentos improvisados, y la situación que reina es de desesperación, según narra Schorno.

“Algunas personas han encontrado un trozo de sombra, pero la mayoría están en pleno sol. El olor a orina es insoportable. Cientos de niños improvisan juegos, ríen y gritan”, agregó.

Además  Sismo en Haití daña las instalaciones militares de la ONU

En el barrio de Martissant, uno de los más pobres de la ciudad, la Cruz Roja haitiana ha montado otro puesto de primeros auxilios.

“Junto a él, una niña de 13 años, Marina, está sentada con la cabeza entre sus manos. No llora, pero mira hacia el vacío. Ha perdido a su padre y a su madre, así como su hermano y hermana en el terremoto. Sus cuerpos no han sido encontrados y probablemente nunca lo serán”.

Según Schorno, “todas las personas con las que hablamos han perdido a alguien, no hay nadie que no haya sido afectado por esta tragedia”.

Por su parte, unos 500 trabajadores de la red internacional de Caritas están distribuyendo 30.000 litros de agua potable así como paquetes de alimentos, mantas y tiendas, a más de 50.000 personas en Puerto Príncipe desde que ocurrió el sismo.

La ONG ha establecido once puntos de distribución en la ciudad, y para mañana, lunes, se espera la llegada de un avión de Caritas Alemania y Caritas Suiza con kits sanitarios para 80.000 personas, 33 tiendas de campaña, 20.000 bidones de agua y 4 millones de tabletas de purificación del agua.

Comments

comments

No hay comentarios