Seguir en Facebook
bledo
Foto: Alfonso Guárquez/CERIGUA

Sololá, 20  de Abril de 2015 (Cerigua).-  El Amaranto, conocido en Guatemala como Bledo y en idioma Kaqchikel como Tzetz, es una planta milenaria, rica en proteínas y otros nutrientes, que se constituyó en uno de los principales cultivos de los Mayas junto al maíz, antes de la llegada de los españoles.

bledo
Foto: Alfonso Guárquez/CERIGUA

Posteriormente, en tiempos de la colonia, los españoles despreciaron esta planta y prohibieron su cultivo y consumo, que según la narrativa popular dio origen al término guatemalteco “me importa un bledo”, al hacer referencia a hechos o cosas sin importancia.

Con la prohibición del cultivo y consumo en su territorio nativo, países de otros continentes, como Japón, estudiaron e investigaron sus propiedades nutritivas y lo comenzaron a cultivar; ahora se considera como uno de los alimentos más completos de la naturaleza; la Organización de las naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) y la Administración Nacional y Aeronáutica Espacial (NASA), lo clasificaron en 1979 como “el mejor alimento de origen vegetal y más completo para el consumo humano”.

En este marco de investigación, el Amaranto o Bledo fue seleccionado para alimentar a los astronautas desde 1985, gracias a su alto valor nutritivo, la brevedad de su ciclo de cultivo y por su capacidad de crecer en condiciones adversas.

Esta planta milenaria ha sido objeto de investigación desde hace varios años, para determinar sus atributos alimenticios y medicinales, y se ha concluido por varios expertos nutricionistas que junto a la Hierba Mora (Macuy o Quilete), pueden ser vitales para erradicar el hambre y la desnutrición en el país.

El agrónomo Aníbal Martínez Muñoz declaró que esta planta era preferida por los Mayas en la época prehispánica, sin embargo los españoles introdujeron la espinaca, la lechuga y el brócoli, lo que provocó que las hierbas nativas y cultivos silvestres cayeran en desuso e incluso en el olvido.

A decir del investigador, el “Amaranthus” tuvo una importancia económica y espiritual en la cultura precolombina, según estudios de Richard MacNeish, luego de encontrar evidencias de la especia en el valle de Tahacán, México, entre los años 5200 al 3400 Antes de Cristo; era un grano básico junto al maíz y el frijol, pero además uno de los principales nutrientes de la población.

 

El médico Gracian Rondón, indicó que las hojas de esta planta son ricas en ácido fólico, hierro, calcio y vitaminas A, B2 y C; el grano llega a contener 16 por ciento de proteínas de alta calidad, superando al trigo, al maíz y al arroz; también contiene un alto porcentaje de lisina y aminoácidos, superior a otros cereales e igual a la leche de vaca; contiene buena calidad de grasas, más fibra que el maíz y el arroz, rico en fósforo, magnesio, potasio, hierro, zinc y cobre.

La mujer sololateca y su organización

En 2005 se fundó en Sololá la Asociación de Mujeres Mayas “Oxlajuj E”, dirigida a la formación y participación sociocultural, política, ciudadana y económica de las mujeres Mayas en el área rural del municipio de Sololá, con el objetivo de hacer prácticos los derechos humanos en diferentes espacios.

Angeliza Mendoza, Coordinadora de la asociación, declaró que su principal misión es que exista un proceso de capacitaciones y autogestión comunal que conlleve a las mujeres y a sus familias a construir su propio modelo de desarrollo, con base en sus valores culturales y su nueva forma de ingreso económico.

Oxlajuj E procura coordinar actividades con instancias gubernamentales y no gubernamentales existentes a nivel local, nacional e internacional.

En este sentido, Mendoza señaló que tres años después de que fuera fundada la asociación, inició la promoción de varias actividades y acciones para el fomento de la economía de las mujeres del área rural de Sololá e inició la formación en el cultivo y producción del Amaranto en varias comunidades.

El cultivo del Amaranthus o Tzetz

Lideresas de varias comunidades de Sololá se prepararon a nivel local y tomando experiencias de otros países se dieron a la tarea de experimentar con el cultivo del Amaranto; al principio se convirtió en un reto, porque su cultivo no es común en las comunidades y los hombres se oponían, con el argumento de que era una planta extraña, silvestre, cuando habían tantas opciones.

Las primeras cosechas no pudieron ser desgranadas, por lo que fueron vendidas a otras organizaciones que ya conocían el cultivo, a un costo de 800 quetzales el quintal, pero dos años después varias lideresas fueron capacitadas en la producción del Amaranto y conocieron aún más de su valor nutritivo y origen ancestral.

En la actualidad la asociación elabora varios productos, derivados y procesados del Amaranto, entre los que destacan harina para atol, poporopos, que se utilizan como cereales con frutas y leche; galletas, pan, cocadas, pastel de Amaranto, que ya son distribuidos y comercializados en supermercados y tiendas.

 

Las integrantes de Oxlajuj E buscan ahora establecer alianzas con autoridades educativas, para que esta plantas sea cultivada en huertas escolares las escuelas, con el fin de fortalecer este cultivo ancestral y fomentar su consumo, rico en nutrientes, principalmente al programa de apoyo a la alimentación escolar, indicó la entrevistada.

Sondeo

Marta Tay Saquic, madre de familia, dijo que la harina de bledo o Amaranto es especial; dijo que sería una buena opción que se utilizara en la refacción escolar y en los hogares; lamentablemente se consumen muchos productos enlatados o envasados, que no tienen ningún elemento nutritivo.

María Rosario Vásquez, maestra del área rural, dijo que el Amaranto es una de las hierbas que los ancestros consumían; era parte de su dieta alimenticia; recordó que en esa época el promedio de vida era entre 100 y 120 años.

Comments

comments

No hay comentarios