Seguir en Facebook

Sololá, 26 de Agosto de 2014 (Cerigua).-  La Procuraduría de los Derechos Humanos (PDH) fijó su postura en torno a la polémica expulsión de la comunidad judía asentada en el municipio de San Juan La Laguna, donde los pobladores dieron como plazo el 22 de agosto para que se retiraran del lugar.
Salvador Loarca, de la oficina móvil de la PDH, del municipio de Santiago Atitlán, señaló en conferencia de prensa, que los vecinos y vecinas de la localidad no tienen ninguna facultad para expulsar a las 75 familias judías, ya que únicamente puede hacerlo la Dirección General de Migración del Ministerio de Relaciones Exteriores, de existir una causa razonable.

Además  Lideresas se preparan como promotoras jurídicas

En tal virtud, ninguna persona, autoridad, grupo o comunidad tiene derecho ni está autorizada a imponer plazo alguno a personas o grupos extranjeros, para que salgan de algún área del territorio nacional, y bajo ninguna justificación, sea esta religiosa, política, ética o moral, puede alguna persona arrogarse el derecho de formular amenazas y expulsar extranjeros, o decidir sobre su desplazamiento.

Loarca subrayó que la serie de actos realizados por las autoridades y pobladores de San Juan La Laguna, constituyen una violación los derechos humanos de la comunidad judía asentada en dicho municipio.

Geovany Guzmán, jefe del Departamento de Mediación y Resolución de Conflictos de la PDH, hizo un llamado a las autoridades locales para cumplir con el mandato legal, de respetar, garantizar y proteger las libertades y derechos fundamentales de todos los seres humanos que habitan el lugar.

Además  Interventor de Dirección de Migración asegura que no hay problemas para emisión de pasaportes

La población debe guardar la calma y no dejarse manipular por las autoridades, además de practicar la tolerancia, a efecto de que vuelva la armonía en San Juan La Laguna, añadió.

La semana pasada, los habitantes del municipio dieron un plazo de dos días a la comunidad judía, para que se fueran de San Juan La Laguna, al considerar que atentan contra los valores culturales, los buenos principios y valores ancestrales, además de imponer su religión.

Comments

comments

1 Comentario

  1. Que mal, me siendo indignada por la reacción de los guatemaltecos. La verdad estos pobres migrantes judíos al final son seres humanos, como cualquiera, y considero que nadie puede imponer como se debe educar, comportarse, que hacer, escoger la religión, etc. La verdad no creo que los judios se bañaran al aire libre como ellos dicen, pues su misma religión no lo permite, sino como es que ellos utilizan toda esa ropa en todos lados y luego se bañan al aire libre?! Todo el mundo debería de respetar las creencias de los demás, a ellos no les gusta que les tomen fotos, sin embargo a muchos de acá de Guatemala, tampoco les gusta. Pero, que bueno que mejor ellos hayan tomado la iniciativa de migrar hacia otro lugar.

Comments are closed.