Seguir en Facebook

San Marcos,  29 de Abril de 2014 (Cerigua/Erasmo González).- La Oficina de “Recuperación de la Memoria Histórica (REMHI)”, de la Diócesis de San Marcos, realizó varias actividades en homenaje a Monseñor Juan José Gerardi Conedera, inmolado el 26 de abril de 1998, dos días después de sacar a luz la verdad sobre las violaciones a los derechos humanos que sufrió la población.

mons-gerardiRodolfo Godínez, técnico de campo de la entidad, recordó que Monseñor Gerardi fue víctima de la persecución que sufrió la iglesia católica, especialmente en el departamento de Quiché, de donde era Obispo, donde los catequistas, sacerdotes y demás elementos de la pastoral fueron considerados comunistas y guerrilleros por los órganos de seguridad del Estado.

Godínez señaló que ante la presión y represión, el jerarca tomó la decisión de dejar temporalmente la Diócesis, pero con su salida inició también el éxodo de campesinos indígenas, que por seguridad se vieron obligados a huir de las zonas de conflicto y se refugiaron en las montañas y selvas del occidental departamento; familias enteras se exiliaron en los estados del sureste mexicano.

Además  Fiscalía de Guatemala apeló el fallo que concedió libertad anticipada a sentenciado por el asesinato del obispo Gerardi

En 1980, siendo Presidente de la Conferencia Episcopal de Guatemala, viajó a Roma para participar en un Cónclave, ocasión que aprovechó para hablar con el Papa Juan Pablo II, sobre la situación difícil prevaleciente en el país y lo que sucedía en la diócesis a su cargo; como respuesta el Santo Papa envió una carta de aliento a los Obispos de Guatemala.

La misiva papal alarmó a los militares de la época y el mensaje provocó reacciones adversas en las autoridades del país, y como consecuencia se intensificaron los ataques contra la iglesia  la población; las autoridades del de migración en el Aeropuerto, impidieron su ingreso al país, por lo que tuvo que pedir asilo en Costa Rica, donde permaneció año y medio.

Además  Ex Fiscal General, Claudia Paz y Paz y Jueza Jazmín Barrios recibirán premio “Civil Courage”

Luego del Golpe de Estado que encabezó el general Efraín Ríos Montt, en marzo de 1982, que derrocó al gobierno de Lucas García, el Monseñor Gerardi decidió regresar, con la esperanza de encontrar un clima político favorable; la situación se había tornado difícil, pues Quiché fue militarizado y se puso en marcha la estrategia de “Tierra Arrasada”.

Además de crear y coordinar la Oficina de Derechos Humanos del Arzobispado de Guatemala, participó en el proceso de paz; encabezó la elaboración del informe “Guatemala Nunca Más”, sobre los hechos de violencia, fundamentado en 6 mil 500 testimonios de más de 55 mil víctimas, que fue presentado el 24 de abril de 1998.

Además  Reacciones en torno a sentencia de Ríos Montt continúan

En el marco de la fecha conmemorativa, se llevó a cabo un Viacrucis y conversatorios, que giraron en torno a la vida ejemplar del religioso; se exaltaron sus virtudes, su amor por los pobres; Monseñor Gerardi fue un incansable defensor de los derechos humanos, dedicado siempre a la búsqueda de la paz y la verdad; su trabajo pastoral es un valioso legado para la iglesia y la sociedad, concluyó Godínez.

Comments

comments

No hay comentarios