Seguir en Facebook

Guatemala, Diciembre 03 del 2012 (CERIGUA).-  Grupos de crimen organizado, entre estos narcotraficantes, tratantes de personas y contrabandistas, han generado en los periodistas departamentales un clima de autocensura, debido al temor que existe por parte de la prensa de publicar o difundir noticias relacionadas con estos grupos paralelos.

Durante un foro realizado con estudiantes de periodismo del Centro Universitario de Oriente (CUNORI) en Chiquimula, Ileana Alamilla, directora de Cerigua y coordinadora del Observatorio de los Periodistas, afirmó que los grupos de crimen organizado son los nuevos sensores de la prensa y representan una amenaza para la libertad de prensa en el país.

Alamilla compartió con los universitarios datos preliminares de las violaciones a la libertad de expresión durante el 2012; dijo que en este periodo se han registrado 35 agresiones a la prensa, dos más que el año pasado, siendo la mayoría de estas agresiones físicas y verbales.

Resalta que entre los mayores agresores a la prensa se encuentran funcionarios públicos, ciudadanos, pobladores y estudiantes; del crimen organizado se registra únicamente una amenaza en Chimaltenango; estas cifras representan un subregistro de la cifra real, debido a que en el área rural ocurren muchos incidentes contra periodistas, sin embargo éstos por temor o por desconfianza en las autoridades, no las denuncian.

Alamilla presentó a los estudiante un Mapa de Riesgo, elaborado por Cerigua, en el que se califica de riesgoso un departamento, especialmente para los periodistas, según el número de notas que se publiquen respecto al crimen organizado y la narcoactividad.

El mapa considera un departamento con riesgo bajo si durante un año se publicaron de cero a siete notas respecto a estos grupos; con riesgo medio si se publicaron de ocho a 14 notas y con riesgo alto si son 15 o más notas; este estudio se basó en las notas publicadas por cinco diarios nacionales durante el periodo del 2008 – 2012.

La coordinadora del Observatorio señaló que de acuerdo con el monitoreo hecho por la agencia, Chiquimula es un departamento catalogado con “riesgo bajo”; en 2008, de ese lugar, se publicaron seis notas sobre crimen organizado, dos sobre narcoactividad y se registró una violación a la libertad de expresión.

En 2009 se publicaron ocho notas sobre crimen organizado y seis sobre narcoactividad; en 2010 sobre crimen organizado fueron 10 y cinco sobre narcoactividad; finalmente en 2011 sobre crimen organizado se publicaron 19 y 3 sobre narcoactividad; algunos de los presentes en el evento señalaron que sobre estos temas no se puede publicar nada o si se hace es muy poco, debido al temor que generan estos grupos delincuenciales.

El monitoreo indica que los departamentos con mayor riesgo para la prensa son Alta Verapaz, Petén, Escuintla, Guatemala, Huehuetenango, San Marcos y Zacapa.

Además de este tema, Alamilla compartió con los jóvenes las herramientas de protección para periodistas, el cabildeo realizado ante diversas misiones diplomáticas para que éstas recomendaran al Estado, durante el Examen Periódico Universal (EPU), promulgar un programa de protección a periodistas, el anuncio hecho por el gobierno para crear este plan, en mayo, y su ratificación en octubre pasado así como la presentación del primer informe regional sobre impunidad en casos de violaciones a la libertad de expresión, presentado hace dos semanas en Guatemala.

Comments

comments

No hay comentarios