Seguir en Facebook

Guatemala, Noviembre 26 del 2012 (Héctor Tecúm/Cerigua).-  La Defensoría de la mujer Indígena (DEMI), En Quiché, promueve acciones para favorecer a las víctimas de violencia intrafamiliar a que tengan un mayor acceso a la justicia y puedan exigir el respeto a sus derechos humanos.

A decir de Aracely Alonzo, abogada de la DEMI en Quiché, mensualmente apoyan a un aproximado de 10 a 15  mujeres con problemas en sus hogares y aunque la cantidad todavía es insuficiente, la Defensoría no es sólo un ente receptor de denuncias, sino de acompañamiento total, desde el inicio del proceso a través de la escucha de la persona y luego la búsqueda de métodos alternativos para la resolución de conflictos.

Alonzo dijo que de no prosperar la resolución de los conflictos por la vía pacífica, a través de métodos alternativos, la institución brinda acompañamiento a las mujeres para acudir a las instancias correspondientes, en el caso de la violencia sexual se da el acompañamiento y la atención sicológica necesarias.

La entrevistada subrayó que la violencia sexual e intrafamiliar son problemas que se han dado desde hace mucho tiempo, pero que generalmente no son denunciados por temor a represalias o porque se teme que el caso sea conocido por la sociedad, por lo que prefieren callar.

Uno de los datos interesantes de la DEMI es que la mayor cantidad de mujeres que se atreven a dar a conocer su caso, ya sea por violencia sexual o intrafamiliar,  provienen de comunidades urbanas, mientras que las de zonas rurales son más reservadas, por el temor al “qué dirán”.

Comments

comments

No hay comentarios