Seguir en Facebook

Guatemala, Octubre 31 del 2012 (CERIGUA).-  La noche de este martes pobladores de Tajumulco, departamento de San Marcos, liberaron a siete policías y dos trabajadores subcontratados de Energuate, que permanecieron retenidos por seis días como medida de presión para que fuese puesto en libertad un comunitario preso por sindicado de  robar energía.

Los siete liberados son los agentes Rigoberto Yal Xal, Jorge Iván Pérez Raymundo, Otto Benjamín Aroche Chan y Héctor Aníbal Vargas Gómez; los trabajadores son Luis Eduardo Fuentes y José Chichivix; con ellos se encontraba retenido el delegado de la Procuraduría de Derechos Humanos (PDH) en San Marcos, Arturo González Ortiz, quien escapó entre la noche del lunes y la madrugada del martes, según indicaron medios locales.

Los dos trabajadores de  Energuate fueron retenidos el pasado 25 de octubre cuando ingresaban a la aldea San José de Paz, a recoger contadores de energía eléctrica; dos días más tarde González es retenido cuando ingresaba a la aldea para tratar de negociar: los cinco elementos de la Policía Nacional Civil (PNC) fueron retenidos cuando circulaban cerca de San José de la Paz.

Los pobladores exigían a las autoridades la liberación de Froilán Hermindo Juárez Orozco, detenido el 20 de septiembre acusado de hurtar energía eléctrica, a cambio liberar a los ocho rehenes.

Antes de darse la liberación de las siete personas, monseñor Álvaro Ramazzini y Ramón Cadena, de la Asociación Internacional de Juristas, se habían ofrecido como mediadores del conflicto; Ramazzini expresó que esta puede ser la oportunidad para que se inicie un verdadero diálogo entre los pobladores y autoridades para el problema del costo de la energía eléctrica, el cual indicó no es nuevo y siempre ha generado varios puntos de conflicto social.

El Ministerio Público informó que existen órdenes de captura contra Domingo Méndez Pérez, Evelio Velásquez Ramos y José Mauricio López Escoba, quienes son acusados de atentado contra la seguridad de servicios de utilidad pública, instigación a delinquir y falsedad material; las órdenes fueron giradas el 18 de septiembre y fue Energuate que presentó la denuncia.

En horas de la tarde el Ejecutivo contempló la posibilidad de imponer un Estado de Excepción, sin embargo esta se descartó y se envió un contingente policial de 600 agentes; autoridades indicaron que en el operativo no participaron miembros del ejército.

Mauricio López Bonilla, Ministro del Interior, manifestó que las armas que forman parte del equipo de los policías no fueron devueltas, las que consisten en cinco pistolas y dos rifles, por lo cual se investiga para determinar donde fueron retenidos los agentes previo a llevarlos a la aldea y para saber quien tiene el armamento.

Comments

comments

No hay comentarios