Seguir en Facebook

Guatemala, Octubre 31 del 2012 (Héctor Tecúm/Cerigua).- La Red de Vigilancia Social llevó a cabo un monitoreo en seis municipios de Quiché para analizar y evaluar la calidad de la educación; los aspectos que se tomaron en cuenta fueron: la infraestructura, el refrigerio escolar y la educación bilingüe, primordialmente en idiomas mayas.

Según Magdalena León, integrante de la Red de Vigilancia Social, los municipios monitoreados fueron: Zacualpa, San Juan Cotzal, Chajul, Chichicastenango, Cunén y Uspantán, localidades donde se evidencia significativas carencias en materia de infraestructura, un problema que afecta directamente la calidad educativa.

Los resultados del monitoreo revelaron que en las escuelas de las aldeas de Chichá y Vichibalá, en San Juan Cotzal, las paredes de las aulas son de lámina y de madera, lo que provoca incomodidades al estudiantado; además los pisos son de tierra y durante el verano se levanta mucho polvo, mientras que en el invierno se entra el agua, aseguró León.

La entrevistada indicó que en la mayoría de escuelas monitoreadas los baños están en malas condiciones, algunos sin puertas o con puertas deterioradas, otros constituyen focos de contaminación pues están ubicados contiguos a las clases.

En el caso de Cunén, los centros educativos no han dividido los sanitarios para hombres y para mujeres, en tanto que en Chucojom, en Chichicastenango,  no cuentan con drenajes, lo que provoca pestilencias insoportables para las y los estudiantes.

En relación con la merienda escolar, el análisis de la Red concluye que en muchos lugares las condiciones para preparar los alimentos son precarias; en la mitad de los municipios analizados la comida es preparada en el suelo, tienen cocinas en mal estado o planchas en mal estado, añadió la representante.

Otro de los problemas más graves es que los centros educativos no están circulados, lo que constituye un atentado a seguridad de las y los alumnos, principalmente para las escuelas que están ubicadas a la orilla de carreteras o de los barrancos.

El Director Departamental de Educación, Armín Rodríguez Mota, quien fue invitado a la presentación de los resultados, aseguró que conoce la realidad, pero que la institución a su cargo carece de fondos suficientes para actuar en lo que respecta a la infraestructura.

Rodríguez dijo que el Fondo Nacional para la Paz (FONAPA) y otras entidades no gubernamentales pueden contribuir, pero es determinante la organización de las comunidades para gestionar proyectos que ayuden a trasformar el precario escenario.

En algunos lugares hay muchas carencias y en otros sobra mobiliario, incluso personal docente, por lo que la Dirección Departamental tratará de mejorar esos aspectos el próximo año, concluyó el funcionario.

Comments

comments

No hay comentarios