Seguir en Facebook

Guatemala, Octubre 24 del 2012 (Alfonso Guárquez/Cerigua).- Unos 4 mil estudiantes de la Universidad del Valle de Guatemala-Altiplano (UVG-Altiplano), de los cuales el 93 por ciento son becados y aún no terminan su educación formal, participan en el Programa de Educación Continua (EDUCOM).

Asimismo, el 85 por ciento de los talleres, conferencias, cursos cortos y otros, que no tienen costo para los participantes, permiten mejorar los conocimientos técnicos y académicos de cientos de ciudadanos y ciudadanas y en el campo demostrativo y experimental se han atendido a 3 mil 751 estudiantes, entre hombres, mujeres y jóvenes.

Tereso Joj, director de esa casa de estudios superiores, dijo que una de las tres sedes de la UVG a nivel nacional, se encuentra en Sololá y fue creada con la participación de la población sololateca, en el 2000; funciona en las antiguas instalaciones de la zona militar 14, ubicada en la aldea El Tablón, de la cabecera departamental, que fueron cedidas por el Ministerio de Agricultura, Ganadería y Alimentación (MAGA) a la UVG, en calidad de usufructo, por 50 años.

Desde entonces, a la fecha han sido formados cientos de estudiantes y miles de vecinos y vecinas de Sololá, con el fin de cooperar y promover el desarrollo social del altiplano central y occidental del país.

Una de las iniciativas de la UVG-Altiplano es el programa de Educación Continua (EDUCOM), que a lo largo de estos 12 años ha respondido a las necesidades de más de 70 mil hombres y mujeres, con diversidad de temas que incluyen medio ambiente, turismo, seguridad alimentaria, ciencia y tecnología, cultura, democracia y liderazgo indígena.

Varios grupos de  agricultores y padres de familia coincidieron en que en estos 12 años de funcionamiento de la UVG-Altiplano se ha contribuido con el desarrollo económico del departamento, sobre todo a través de la formación académica de sus hijos e hijas, que antes debían trasladarse a la capital o a Quetzaltenango, para estudiar alguna carrera.

El alcalde de Sololá, Andrés Lisandro Iboy y el del alcalde indígena, Julio Mendoza, sostuvieron en abril pasado una reunión con el Ministro de Agricultura, Efraín Medina, en la que pidieron rescindir el convenio con la UVG, con el argumento de que la Universidad no beneficiaba a la población, el costo a la matrícula resulta alto y la oferta de carreras es limitada. Sin embargo, según la UVG, el 93 por ciento de los alumnos (más de 400) gozan de becas.

Medina aclaró que existen dos acuerdos gubernativos –de 2008 y 2009– y un convenio posterior, en los que se establece que los terrenos de la base militar de Sololá se trasladen al Ministerio de Agricultura para crear un centro de estudios agropecuarios.

Pero también, otro acuerdo posterior indica que el terreno será otorgado en usufructo por 50 años a la UVG, para su administración y el uso de instalaciones.

En una reunión realizada este martes, la vicepresidenta Roxana Baldetti obtuvo el respaldo del alcalde de Sololá y del alcalde indígena, en la que se establece que habrá un trabajo conjunto entre las universidades del Valle de Guatemala y San Carlos de Guatemala, en los siguientes años.

La vicemandataria definió cuatro puntos; permitir a los estudiantes concluir sus carreras fue el primero;  y el segundo, lograr acuerdos interinstitucionales de manera que tanto la USAC como la UVG ofrezcan educación superior a jóvenes del departamento. “Estoy peleando Q40 millones más para la San Carlos”, afirmó la Vicepresidenta.

El tercero abordó la necesidad de un análisis jurídico del Convenio de Administración y Cooperación Técnica 620-99 del Ministerio de Agricultura, con el propósito de evaluar la posibilidad de que las 34 manzanas, en la cuales funciona la sede Altiplano de la UVG, puedan ser inscritas a nombre del municipio de Sololá.

Finalmente, la cuarta propuesta fue reunirse una o dos veces al año para discutir las necesidades de Sololá en educación, salud y medioambiente.

Comments

comments

No hay comentarios