Seguir en Facebook

Guatemala, Octubre 22 del 2012 (Erasmo González/Cerigua).-  Las organizaciones sociales, sindicales, estudiantiles y campesinas de San Marcos, marcharon por las principales calles y avenidas de San Pedro Sacatepéquez y de la cabecera departamental, para conmemorar el 68 aniversario de la gesta revolucionaria del 20 de octubre de 1944.

Luis Alpírez, líder de los trabajadores de la salud en San Marcos, manifestó que la hazaña del 20 de octubre del 44, encabezada por el pueblo, marcó una era de paz, justicia, libertad y democracia en el país, derechos sociales y civiles negados por los regímenes dictatoriales que representaron Manuel Estrada Cabrera y Jorge Ubico.

Sin embargo, la oligarquía terrateniente y la cúpula militar, en contubernio con las compañías transnacionales que ocupaban estas tierras y el gobierno estadounidense, gestaron una invasión a Guatemala, para derrocar al segundo gobierno de la revolución y cercenar así el proceso democrático.

A partir de entonces se desarrollaron y se articularon movimientos de represión y exclusión, traducidos en pobreza y extrema pobreza para las mayorías del país, además de una constante persecución y criminalización de los líderes campesinos, estudiantiles, sindicales y de mujeres, por la defensa de los logros alcanzados en los 10 años de la llamada “Primavera Democrática”, dijo Alpírez.

El dirigente sindical agregó que el legado de la revolución de octubre, como el Código de Trabajo, que es la expresión genuina de la protección de los trabajadores; el Seguro Social, el derecho a huelga y a sindicalizarse; la autonomía universitaria y la semana laboral de 48 horas, están vigentes, pero en riesgo de perderse.

Actualmente las mayorías populares reivindican la defensa de los recursos naturales; la falta de tierra para cultivar y el cobro exagerado de la energía eléctrica, entre otros, pero la respuesta es la represión, como ocurrió al pueblo de Totonicapán, donde se perdieron valiosas vida, concluyó Alpírez.

Comments

comments

No hay comentarios