Seguir en Facebook

Guatemala, Octubre 08 del 2012 (Erasmo González/Cerigua).-  El Sindicato de Trabajadores de la Educación guatemalteca (STEG), en San Marcos, prevé celebrar una asamblea general para fijar su posición ante la determinación del Ministerio de Educación (MINEDUC), de cambiar el pensum de estudios de la carrera de magisterio.

Godofredo Mejía Paz, asesor y miembro del consejo consultivo del STEG, informó que previo a realizar la asamblea se llevará a cabo un proceso de información a los docentes, acerca de los problemas educativos más ingentes, a través de los centros de capacitación existentes, como parte de la profesionalización del magisterio en servicio.

A decir del líder magisterial, los cambios anunciados oficialmente por el MINEDUC han causado reacciones adversas en la comunidad educativa y en otros sectores de la población, lo que aparentemente sólo afecta a los estudiantes y padres de familia de centros de formación docente.

Además  Gobierno impulsa Plan nacional para la prevención y erradicación del trabajo infantil

Sin embargo, agregó que el cierre de institutos y escuelas normales pone en peligro la estabilidad laboral de las y los maestros que se desempeñan en esos centros de estudios y la pérdida de sus derechos, alcanzados en jornadas de lucha libradas con heroísmo.

La razón de ser del descontento y rechazo generalizado de los normalistas se debe a la defensa de sus centros de estudios que han contribuido a formar profesionales, y al desarrollo de la educación pública, los que necesitan apoyo e inversiones para mejorar la calidad en el proceso de enseñanza-aprendizaje, por lo que la lucha será larga y penosa, destacó Mejía.

Finalmente, Mejía aseguró que los estudiantes normalistas se presentaron con dignidad e hidalguía sus justas demandas, ejemplo que debe seguir el magisterio para salvaguardar con celo los intereses gremiales, por lo que lamentó la actitud entreguista y divisionista del dirigente nacional, Joviel Acevedo.

Además  El Progreso no tendrá nuevos maestros en los próximos cinco años

Comments

comments

No hay comentarios