Seguir en Facebook

Guatemala, Septiembre 25 del 2012 (Héctor Tecúm/Cerigua).- Después de cinco meses de restauración fue abierto nuevamente el templo católico de Chichicastenango, una construcción que data de 1540; con el apoyo de la Embajada de Estados Unidos se cambió todo el piso y se colocó baldosa de barro a un costo de 1 millón de quetzales, informó el coordinador técnico del proyecto, Juan Francisco Arévalo Mayen.

A decir de Arévalo, para respetar la  tradición ancestral fueron colocadas desde la puerta hasta el altar dos franjas que simulan huellas, como símbolo del camino sagrado de los Mayas; en el altar se dispusieron azulejos con el diseño de cinco soles, que representan el güipil de la mujer chichicasteca, en tanto que el barandal es de madera de cedro, con un diseño de petates, símbolo de unidad y comunión.

Además  Inhuman restos de familia asesinada durante el conflicto armado interno en Quiché

Al acto de apertura se hizo presente el Viceministro de desarrollo cultural, Leandro Yax, quien dijo que de parte del Ministerio se apoyó este proyecto con personal calificado, a través de un grupo de restauradores experimentados, quienes tuvieron a cargo la realización de los trabajos, por lo que pidió a los pobladores resguardar este sitio sagrado, donde confluyen personas de todo el mundo y se genera el sincretismo cultural y religioso.

La representante de la Embajada estadounidense, Catherine Guerra, dijo sentirse muy satisfecha por ver concluida la primera fase del proceso de restauración y reiteró el apoyo para las demás fases; en la siguiente se restaurará el convento y luego de hará un cambio total del techo.

Además  Inauguran hidroeléctrica Xacbal en Quiché

El sacerdote Tomás Racancoj, párroco de Chichicastenango, quien tuvo a su cargo abrir las puertas del tempo; al hacerlo dijo “Estamos de nuevo en casa” y agradeció a todos los que intervinieron en este proceso; centró su mensaje en la importancia de vivir en unidad y hermandad.

Más que la restauración de los templos se debe restaurar a la sociedad, corrompida por tantos males y dejar las envidias y las ambiciones, que dañan, concluyó Racancoj.

Comments

comments

No hay comentarios